Una experiencia alucinante en el desierto de sal, la Guajira.

Llegar por primera vez a la Guajira, territorio caribeño donde convergen la sabiduría milenaria de los indígenas Wayúu y paisajes entremezclados con sal, arena y agua es alejarse por completo del confort citadino, para iniciar un aprendizaje cultural solamente posible por las creencias que envuelven cada una de las costumbres de sus habitantes.

Playa de la Guajira.

Playa de la Guajira.

Tener el privilegio de alojarse en las posadas ubicadas en el Cabo de la Vela es acceder a la oportunidad única en el mundo de hospedarse en viviendas construidas con barro y cactus y pasar la noche en hamacas hechas a mano por los nativos, arrullado solamente por la melodía cadenciosa de las olas que acarician este desierto de sal, donde el territorio colombiano llega a su fin.